El cachorro del Pastor Alemán

A mi modo de entender un cachorro tiene que ser vivo, no estar delgado, cara alegre y no tener legañas. Casi en la mirada un cahorro de pastor alemán nos lo dirá. Ha de pisar correcto, de atrás, con firmeza, alegre, buen movimiento delantero (como soltando las manos cada vez que anda hacia delante).

Hay que comprobar que la boca cierre correctamente, en tijera, tiene que tener limpias las orejas, y esto será un síntoma de que no tiene otitis, limpio el ano sin heces secas, esto quiere decir que no tiene tiene diarreas, que este limpio y sin parásitos externos y, por supuesto, que este perfectamente vacunado y desparasitado y que el entorno en el que se encuentra sea saludable. Si está sucio y mal cuidado o delgado, es preferible buscar en otro sitio.

Yo suelo seguir este procedimiento:
- A los 24 días de vida desparasito con trilombit jarabe.
- A los 32 días vacuno con una vacuna Puppy.
- A la semana siguiente desparasito.
- 10 días después vacuno de parbo.

Así suelo entregar los cachorros, al menos dos vacunas y dos desparasitaciones.

Documentación a entregar cuando se compra un pastor alemán al C.E.P.P.A.:

Fotocopia por delante y por detrás del pedigrí del padre y de la madre de esa camada o del cachorro. Es importante que las fotocopias sean por los dos lados pues los sellos del C.E.P.P.A. están por detrás. Junto a los cuales se pone el grado de displasia del macho y de la hembra y el sello del acto de cría, tarjeta del tatuaje en la oreja derecha del cachorro (esta tarjeta viene con una serie de numeros y letras que tienen que corresponder con los del tatuaje), cartilla sanitaria con las vacunas y desparasitaciones correspondientes y usted puede pedir, si lo quiere, la inscripción en la Real Sociedad Canina la fotocopia del anuncio de camada y el de inscripción de camada. Estos papeles son necesarios y no hay excusa para no entregar ninguno de ellos, si no, seguramente, haya algún tipo de trampa.

Es obligación del criador.





  siguiente